Esta planta autóctona de Sumatra puede parecer que está muy viva, pero se la llama así por algo…

Esta flor de nombre tan poco atractivo es la inflorescencia (agrupación de flores) más grande del mundo. El aro gigante recibe su nombre común de «flor cadáver» del hecho de que cuando florece, libera un potente hedor que sólo puede describirse como a  carne podrida. Este olor acre y sulfuroso atrae a polinizadores que normalmente se alimentan de animales muertos: escarabajos peloteros, sarcofágidos y otros insectos carroñeros.
Además de su asquerosa fragancia, la flor cadáver es gigantesca, llegando casi a los 2 metros de altura. El inmenso tamaño y escala de la flor requiere de mucha energía para producirse, y por eso estas plantas colosales sólo florecen una vez cada seis  años en su Sumatra autóctona. Curiosamente, 2016 fue un año de apogeo para el florecimiento de esta especie, ya que se produjeron muchísimos. Se desconoce realmente la causa, pero teniendo en cuenta que sólo hay registradas 157 floraciones  entre 1889 y 2008, se trata de un acontecimiento botánico importante, especialmente porque las flores apenas duran unos días.