Los giroscopios se usan en muchas áreas de la vida y cumplen una amplia gama de  funciones. Se encuentran desde en juegos para oficina, hasta en atracciones de parques temáticos y en equipos de navegación de naves espaciales; los giroscopios están casi en todas partes.
Un giroscopio mide y mantiene la orientación basándose en los principios del momento angular y parece desafiar la gravedad, un electo que se conoce como precesión. La precesión tiene lugar cuando intentas hacerlo girar sobre su eje de rotación y el giroscopio responde intentando girar en ángulo recto con respecto al momento aplicado.
Esencialmente. el resultado es una rueda giratoría con un eje que queda libre para tomar cualquier orientación. Cuando el giroscopio está girando, sus partes siguen la primera ley del movimiento de Newton, que establece que un cuerpo en movimiento lento sigue moviéndose en linea recta a velocidad constante salvo que entre en juego la fuerza. Por tanto, la fuerza que se le aplica al eje actua sobre la punta superior del giroscopio y  hace que se empiece a mover. La precesión hace que cuando las diferentes secciones del giroscopio reciben una fuerza, giren hacia nuevas posiciones, permaneciendo siempre en perpendicular al “eje de giro”. Las fuerzas que actúan en la parte superior e Inferior de la rueda luchan entre si y obligan a girar a la rueda, creando una ilusión de desafio de la gravedad.
Los giroscopios tienen muchas aplicadones, lncluyendo la navegación cuando no funcionan las brújulas o la aviación; de hecho son uno de los componentes de cualquier avión.