¿Podrán estos avanzados artefactos ser el futuro de nustros desplazamientos?

Andar nunca fue suficiente para los humanos. Desde los patines a los helicópteros, siempre hemos estado buscando formas más eficientes, o divertidas, de desplazarnos. Por desgracia, 2015 pasó de largo sin que saliera el patinete eléctrico de Marty McFly de «Regreso al Futuro II», y aún nos falta para disfrutar de los coches voladores. En todo caso, no cabe duda que los medios de transporte personal han avanzado bastante en los últimos años.
Hoy día, subirse a un tren o ir en bici pueden parecernos los modos más obvios de desplazarnos a la escuela o al trabajo, pero están saliendo modernos artilugios que podrían cambiar esta imagen. Ya sea con aparatos eléctricos que te transportan con solo inclinar tu cuerpo, o con tecnología más avanzada como la de los drones personales, está claro que la  tecnología del transporte avanza tan rápido como en otros campos.
Ya hemos visto la fiebre que han causado los «aeropatines» en 2016. Pero, ni eran aéreos, ni tampoco eran tan maravillosos. Pero la tecnología que emplean ha avanzado bastante en 2017, y pronto puede que la mejor forma de desplazarte sea con un  patinete portátil que puedas fácilmente sacar de tumochila. Para los trayectos en que necesites de cierta velocidad, un patín eléctrico te ayudaría a atravesar la ciudad, subir cuestas con facilidad, o darte una divertida vuelta con tus amigos. O, si fueses un poco más lejos, puede que pronto puedas sacar el móvil y pedir un dron para que pase a recogerte. Te subes, le dices en la pantalla a dónde quieres que te lleve, y te relajas cómodamente mientras el dron te lleva de forma  autónoma a dónde quieras ir.
No obstante, todavía falta para que esto sea una realidad, e incluso una vez esté disponible para el público, tendrá que cumplir con toda una serie de normas de seguridad para legalizarse su uso.

Descúbrelos todos en este reportaje de Cómo Funciona 67.