aula futuro
En 10 años cada alumno tendrá una tableta en el aula

Algunas aulas modernas no difieren tanto de las de hace un siglo. El profesor sigue estando de pie, delante de los niños, respondiendo preguntas y éstos tomando apuntes a mano. Ya no hay palmetas, y hemos cambiado las chirriantes tizas por rotuladores, pero el formato sigue siendo el mismo. Es raro si pensamos en todos los avances que hemos alcanzado en todo ese tiempo: hemos llegado a la Luna, desentrañado el genoma humano y creado superordenadores que llevamos en el bolsillo. ¿Por qué está la enseñanza estancada en el siglo XX?

No es así en todos los colegios. Los avances en el aprendizaje, comunicación y tecnología han alterado completamente el entorno de trabajo de los alumnos de todo el mundo, y de cara al futuro solo nos esperan más avances. Si observamos más de cerca el aula moderna se revelan detalles que podrían haberse obviado a primera vista. Esos apuntes a mano podrían tomarse en un iPad con un lápiz, transformando el texto a mano en texto mecanografiado y salvando el documento final en la «nube». La pizarra es interactiva, y puede mostrar sitios web, vídeos y todo lo que el profesor pueda controlar desde un mando inteligente.

De hecho, aunque el formato básico de aprendizaje apenas ha cambiado, la tecnología ha mejorado cómo aprenden los alumnos, lo que aprenden, y cómo se les enseña. El libro de texto sigue siendo el protagonista, pero cada vez más el libro electrónico y la investigación online lo están sustituyendo. En algunos colegios los niños usan iPads u otras tabletas que contienen la lista de lectura de todo el año. En vez de destrozar las espaldas de los alumnos con esas enormes mochilas, ahora solo necesitan un dispositivo. Es más, pueden hacer anotaciones en las páginas o subrayar las secciones útiles, sin que les riñan por estropear el libro.

Además, estos libros pueden incluir vínculos a sitios web con ayuda pedagógica. Las páginas digitales pueden incluir información útil para tareas o estudio adicional, o pueden permitir a los alumnos hacer exámenes online. El profesor

puede comprobar quién ha hecho el examen, la nota obtenida, y obtener más información acerca de cada alumno, incluido el tiempo que destinaron a cada pregunta.

Descubre a fondo cómo funcionarán las aulas en el futuro en el número 64 de la revista Cómo Funciona.

Guardar